¿Por qué fachada ventilada?

  • Ahorro energético
Es la alternativa más eficaz para conseguir el máximo ahorro energético de los edificios.
La diferencia de presiones entre las partes bajas y altas de la fachada provocan unas corrientes de ventilación que garantizan el mejor comportamiento de la fachada en cualquier clima. En verano refrigera la temperatura del cerramiento, reduciendo la demanda energética, y en invierno seca la humedad condensada por las bajas temperaturas.
Además, por su estructura de colocación permite el empleo de todo tipo de aislamientos, tanto térmicos como acústicos.

  • Calidad arquitectónica
La configuración constructiva de la fachada ventilada permite adaptarse a todo tipo de concepciones arquitectónicas.
Z-system amplía aún más las posibilidades, puesto que su sistema de atornillado directo permite todo tipo de juegos de diseño con los aparejos de las placas.
Nuestro sistema amplía también la gama de materiales metálicos que pueden instalarse, pues añade la posibilidad de utilizar placas de acero cortén, inoxidable, cobre, zinc o titanio.

  • Sin riesgo de humedades
Las fachadas ventiladas están diseñadas para transpirar. Protegen el edificio de los agentes atmosféricos en general, y en particular de la humedad producida por lluvia o nieve, evitando condensaciones y las típicas manchas de humedad.